MARKETING EN INTERNET EN ZARAGOZA

Limpieza y mantenimiento de superficies de piedra natural en Zaragoza


Las piedras naturales son un capricho que dudamos en permitirnos por el difícil mantenimiento que suponen.
En Mantenimientos Manisa le quitamos esa preocupación. Somos especialistas en el tratamiento y cuidado de todo tipo de superficies de piedra natural, tanto en interiores como en fachadas.
Contacte con nosotros y pida presupuesto sin compromiso para la limpieza de su domicilio, Comunidad de Propietarios o centro de trabajo en Zaragoza.

Lo mejor para limpiar la piedra natural, ya sea granito, mármol, arenisca o pizarra, es agua con un poco de jabón de pH neutro, como el del lavavajillas.
También podemos utilizar agua y un poquito de amoniaco que no es un producto ácido, sino una base y daña menos la piedra.


Se debe limpiar utilizando una esponja, un trapo suave o un cepillo muy blando, para evitar que se arañe la superficie, y haciendo círculos. Después hay que aclarar muy bien y secar rápidamente con un paño suave. Si lo dejamos secar al aire, seguramente nos quedarán manchas blanquecinas y sin brillo.

Para eliminar de la superficie de piedra una mancha de grasa un remedio eficaz es utilizar polvos de talco. Se cubre la mancha y se deja actuar unos días. Si al retirarlo no se ha eliminado la mancha, volver a aplicar.

Otro solución es mezclar bicarbonato de sosa y un poco de agua, tapar y dejar actuar.

Las manchas de herrumbre que quedan porque algún metal se ha oxidado en contacto con la piedra, se limpian con una mezcla de zumo de limón y sal.
Hay que tener muy en cuenta que el limón es ácido, por lo que hay que dejarlo actuar poco tiempo, ya que puede comerse el brillo de la piedra. Se aclara con bastante agua y secar. Si es una caliza o un mármol pulidos, se perderá el brillo.

Para las manchas orgánicas, como café, hojas en descomposición y mohos, líquenes, etc., lo más eficaz es una disolución de agua oxigenada (peróxido de hidrógeno) y unas gotas de amoniaco y dejarlo actuar.

Las manchas de pintura y tinta son un poco más complicadas. Ambas se limpian con disolventes o decapantes para la pintura. Hay varios tipos, los más corrientes son el cloruro de metileno o el alcohol mineral.
Y para la tinta también podemos probar con agua y lejía, en piedras de colores claros o acetona en las de colores oscuros.
Estas sustancias son muy agresivas, así que hay que utilizarlas con mucho cuidado.

Solicitar más información