MARKETING EN INTERNET EN ZARAGOZA

Elección de detergente neutro, ácido o alcalino

Para la limpieza de su comunidad, la elección de los detergentes es importante.
La elección del producto de pH  adecuado -ácido, alcalino o neutro- depende del tipo de suciedad que hay que eliminar y de las  características de la superficie donde se encuentre.
Para eliminar manchas de grasa (animales y vegetales) y
suciedades proteínicas (sangre, huevo, clorofila), primero, es
necesario que las manchas se disuelvan en una solución
limpiadora; segundo, que se transformen en sustancias
solubles en la misma.
El primer proceso, llamado emulsificación, consiste en
romper la grasa en gotas pequeñísimas (microscópicas) que son rodeadas por el agua y la solución limpiadora. La mezcla resultante es perfectamente aclarable con el agua.
El segundo proceso, llamado saponificación, consiste en una reacción química que convierte a la suciedad en dos compuestos solubles en agua: ácidos grasos y glicerinas.
Ambos procesos, emulsificación y saponificación, se efectúan de una forma rápida y total en medios alcalinos. No sucede lo mismo en medios neutros. Cuando se trata de eliminar este tipo de suciedad en superficies sensibles a la alcalinidad, como son los textiles (alfombras, tapizados, etcétera) y la piel humana, se utilizan productos neutros, que se logran mediante tensoactivos muy sofisticados.

Solicitar más información